El transporte de mercancías requiere de una serie de pasos. Cuando se envía un producto, recorre varios trayectos hasta su destino. La rapidez en la entrega es muy importante y uno de los puntos más delicados del recorrido es el de la llamada última milla.

¿Qué es la última milla y por qué es tan importante?

Se denomina última milla al transporte de un envío en el último trayecto antes de la entrega. Dicho de otra forma, es el recorrido que hace el paquete desde que llega a la ciudad de destino hasta que su entrega. También se conoce como distribución capilar, porque el reparto dentro de una localidad se realiza por zonas o ramificaciones.

La importancia de este recorrido

Este trayecto final es de una enorme importancia dentro del transporte de paquetería exprés. Los pedidos deben ser entregados con la mayor brevedad posible. Además, interesa hacerlo con el mínimo coste, tanto de personal como del propio vehículo que se utilice.

Como sabes, llevar un paquete de una ciudad a otra es relativamente fácil y económico. Se carga en un camión con otros muchos pedidos y se lleva directamente a la localidad de destino. Por ello, los mayores problemas se dan en el reparto a domicilio.

La distribución es mucho más detallada. Cada paquete va a un barrio o a una calle concreta, por lo que deben usarse más vehículos. Además, el tráfico es mucho más denso y puede ocasionar retrasos que encarezcan los costes del transporte.

En definitiva, puesto que se trabaja con volúmenes más reducidos, es más difícil calcular esos costes. Por si todo ello fuera poco, el auge del comercio electrónico ha multiplicado el trabajo. De ahí que se hable tanto del servicio de transporte de última milla.

Es la llamada paquetería e-commerce, que obliga a realizar cálculos respecto a situaciones excepcionales. Sobretodo porque en su mayor parte son entregas a particulares y aumentan las ausencias de los destinatarios, por ejemplo.

Por otra parte, los consumidores ya se han acostumbrado a que sus productos incluyan la opción de envío gratuito. En consecuencia, se suele cargar la tarifa del transporte al proveedor del paquete y éste es, muchas veces, una gran superficie que también busca minimizar costes.

Por ello, realizar los cálculos en las tarifas de los envíos se vuelve complicado para ofrecer tarifas competitivas. Estas pasan, justamente, por reducir costes en el trayecto más caro del proceso: el de la última milla. De ahí su importancia. Si no se planifica bien, puede provocar pérdidas, sobretodo si se asume un gran volumen de este tipo de entregas.

¿Cómo optimizar el transporte de paquetería en ciudad?

De acuerdo con todo lo que hemos ido diciendo, es necesario realizar una óptima gestión de la distribución capilar. Ésta, al hacerse por zonas o ramificaciones, ya es de por sí mucho mejor que un reparto anárquico, que dispararía los costes de la empresa de transporte. Y, por supuesto, la necesidad de un aumento en las tarifas de paquetería.

No obstante, hacer las entregas basándose en una distribución capilar siempre es susceptible de mejora. Por ejemplo, si dentro de una ciudad se inician obras que puedan generar atascos donde antes no los había. En consecuencia, para optimizar el reparto, debemos basarnos en tres aspectos fundamentales:

Mejora constante de las rutas de transporte

Como transportista o distribuidor, hay que trazar siempre las mejores rutas para las entregas. Además, no basta con que se haga en el momento inicial de la actividad, porque las condiciones de una ciudad cambian a diario. La previsión es fundamental.

Por tanto, como responsable del reparto, debes tener siempre en cuenta varios factores. Entre estos, las obras que comienzan en la ciudad, los atascos que se generan o las calles cortadas. Considerando todas estas circunstancias, deben optimizarse siempre las rutas para que sean lo más cortas y rápidas posible.

paquetería última milla

Utilización de vehículos ligeros

Muchas veces, se cae en el error de pensar que un camión o una furgoneta grande, como pueden llevar más paquetes, son más eficientes para el trabajo. Sin embargo, no es así. Una furgoneta ligera, una moto o incluso una bicicleta pueden ser más ágiles y eficientes en las entregas de la última milla. Porque se mueven mejor en ciudad, se aparcan con mayor facilidad, consumen menos combustible, etc.

Una empresa de transporte que ofrezca servicios de última milla de paquetería, debe contar con una flota de vehículos ligeros y de transportistas amplia y bien organizada. Además, si se cuenta con vehículos eléctricos, por ejemplo, podrán reducirse los costes de carburantes ayudando además en la reducción de emisiones.

Por todo ello, en general, un vehículo de tamaño reducido genera menos gastos y se agiliza la entrega.

Tener en cuenta la naturaleza de los paquetes

Los consumidores piden toda clase de productos que han adquirido online. No es nada nuevo, pero sí que día a día siguen aumentando los volúmenes de compras en e-commerce. Por eso, también debemos tener en cuenta qué clase de paquetes deben trasladarse. No es lo mismo un producto congelado que un electrodoméstico o una raqueta de tenis. En consecuencia, cada clase de envío requerirá de una solución de reparto de paquetería según la naturaleza del producto: peso, volumen, condiciones de conservación, etc.

En el transporte de animales o plantas, por ejemplo, además de requerirse unas condiciones específicas en el embalaje, deben tenerse en cuenta otros aspectos como:

  • La entrega urgente.
  • El manipulado del paquete.
  • La temperatura de conservación.
  • Las consecuencias de la ausencia del destinatario.

Como vemos, hay paquetes y paquetes… Cada uno tiene sus necesidades de entrega y hay que estar preparado para cualquier traspié. Además de destinar cada vehículo a su adecuada función, también debe tenerse en cuenta la variedad de productos que se transportan y las necesidades de su transporte en la última milla hasta la entrega.

En conclusión, te diremos que la última milla es el trayecto final de un reparto y también, por lo general, el más costoso. Por eso, debemos optimizar este proceso. Contar con empresas especialistas en transporte de paquetería urgente con experiencia, es fundamental para cualquier empresa que requiera de un servicio óptimo de transporte de distribución capilar.